De Castro Font, el senador corrupto que perdió su guapería


De Castro Font ya no vocifera frente a los medios ni se comporta como el más malo. Ahora, todo es docilidad y arrepentimiento.  
Estás aquí: