El duro camino del inmigrante dominicano


Algunos cruzan el mar, otros llegan a Puerto Rico con un permiso de residencia, pero ninguno está salvo de las vicisitudes que presenta el trayecto.
Estás aquí: