En las trepidantes ciudades latinoamericanas, el ruido ensordece


La Organización Mundial de la Salud atribuye al bullicio secuelas como estrés, dolor de cabeza, sordera temporal y permanente, insomnio, irritabilidad, agresividad y neuropatía.
Estás aquí: