Perrear no me hace menos feminista


“Perrear puede ser una forma de empoderamiento y que con eso no le damos control ni placer al hombre porque nosotras también disfrutamos”.
Estás aquí: