Se le tuerce el cuello al cisne del libro tradicional


Y es que el alud de cambio se hace más intenso toda vez que se vaya abaratando el costo de producir un nuevo libro. Menos gente, menos costos, más innovación y creatividad literaria.
Estás aquí: