En plena marquesina, los trovadores brindaron sus décimas en la tradicional parranda, promesa de una comunidad. (Ricardo Alcaraz/Diálogo)


Estás aquí: