Los parranderos bailaron y cantaron hasta el amanecer al son de cuatro, guitarra y güiro. (Ricardo Alcaraz/Diálogo)


Estás aquí: