Detrás de la puerta: la rehabilitación


Los confinados del Precinto 292 de la cárcel de Bayamón han encontrado un pequeño espacio desde donde educarse y marcar la diferencia. "Aunque estoy privado de mi libertad, yo me siento libre", dijo uno de los estudiantes.
Estás aquí: